La cordillera de Ñuble

El valle del Ñuble y sus afluentes cordilleranos cuentan con una belleza escénica con el poder de conmover a los visitantes, recordando postales de la Patagonia pero en pleno centro-sur del país.

El territorio forma parte del Corredor Biológico Laguna del Laja-Nevados de Chillán, posteriormente declarado “Reserva mundial de la Biósfera” por UNESCO el año 2011. Es un territorio de gran valor ecológico; con una altísima biodiversidad, donde habitan múltiples especies de flora y fauna con problemas de conservación. Es el último hábitat del “huemul de los andes”.

En una región ecológicamente devastada, en este valle la naturaleza ha logrado sobrevivir. Por esto, cumple un rol fundamental para los miles de visitantes provenientes de ajetreadas vidas urbanas. En un mundo donde la desaparición de ecosistemas se acelera, tenemos aquí un valiosísimo tesoro que preservar.