¿Qué solución necesitamos?

 

La solución debe considerar la crisis ambiental

Existe una crisis hídrica, cierto, pero estamos también inmersos en una crisis ambiental global que no ha querido reconocerse, crisis que este embalse acentúa destruyendo un territorio declarado “Reserva Mundial de la Biósfera”. Una solución acorde a estos tiempos debe hacerse cargo de ambas. En tiempos de deterioro ambiental global hacemos un llamado a la prudencia y la mesura y a no escatimar esfuerzos en defender los escasos territorios de alto valor ecológico que nos quedan en la región y el mundo.

Soluciones múltiples y de pequeño impacto

Los impactos y dificultades de implementación de las grandes represas han hecho que obras de esta envergadura tiendan a estar evitándose en países desarrollados. El reporte del año 2000 de la Comisión Mundial de Represas (encargado por el banco mundial, ver link más abajo), sentenció que “los beneficios que proveen las grandes represas a la sociedad no pueden ser comparadas con el precio pagado por el medioambiente y los grupos desventajados”. La alternativa se trata más bien de un conjunto de alternativas, múltiples y de menor impacto: tecnificación y optimización de la irrigación, pequeños embalses (en terrenos degradados), “embalses bajo tierra”( muy usado en Japón y que acumula agua en los acuíferos), pozos, galerías de infiltración, represas “estacionales”,etc.

Tecnología y efecto acumulativo

Con toda probabilidad este conjunto de soluciones no generará un potencial de riego equivalente al del embalse Punilla, si no que será, al menos inicialmente, menor. Por eso es vital que seamos capaces de reconocer el valor de lo que se pierde, por que solo ese reconocimiento nos permite tranzar.

La tecnología ha ofrecido soluciones y alternativas razonables para la generación eléctrica, pero desde el punto de vista del riego, el progreso es menor. La ventaja de la implementación de soluciones múltiples y de poco impacto es que se mantiene receptiva a nuevos fenómenos de innovación, haciendo que el progreso tecnológico permita ir optimizando y aumentando progresivamente la superficie de riego. En contraparte, el embalse es de impactos enormes e irreversibles.

Una vez acordando como prerrequisito la conservación de este territorio, debemos generar las condiciones para que los expertos determinen cual es el mejor conjunto de soluciones que permitan este objetivo mixto: riego y conservación.

Conoce opciones a los grandes embalses en este documento.